Presentación de Huesos de San Lorenzo, de Vicente Alfonso

Las buenas plumas se vuelcan sobre un número determinado de obsesiones vitales, a las que vuelven una y otra vez, no solo desde el polo temático o de contenido, sino desde los mismos recursos técnicos con que intentan resolver dichas obsesiones. Esto refleja una relación profunda del autor con su obra, pero también consigo mismo, como un ser que ha aprendido a desdoblarse y a confrontarse permanentemente.